Kain en Mariskalrock.com

Mariskal-portada

Desde Medina del Campo (Valladolid), nos llega Kaín, grupo ya veterano que a lo largo de sus diez años de vida  nos ha regalado tralla para dar y tomar, y que, por fin parece,  han conseguido una formación estable, y eso se nota en su sonido. En esta ocasión el álbum que traen bajo el brazo, ya no está autoeditado como sus tres anteriores trabajos, el sello Producciones Malditas ha sido el encargado de lanzar este ‘Revelaciones’.

En su nuevo larga duración, nos encontramos a una banda ya con muchas tablas y buen hacer,  han virado su sonido hacia derroteros muy Metal Core, aunque sin abandonar la base de su estilo, buen Heavy Metal pero sobre todo Thrash de gran altura; como nota común podremos asistir a la alternancia entre voces limpias y rasgadas en casi todos los temas, puro Metalcore.

Sus referencias están claras, desde Koma, Machine Head, pasando por Hamlet hasta llegar incluso a los celebérrimos Pantera, agresividad de armas tomar y un Metal contemporáneo  muy adaptado al correr de los tiempos.

La obra comienza con la brutal “Dogma”, metal aplastante, con guitarras pesadas, todo aderezado con la voz de Terre (abandonó el bajo para ser vocalista ahora) , que cumple a la perfección como maestro de ceremonias ante el sonido electrizante y contundente de la formación.

La guitarra lleva el peso de las composiciones, riffs directos y salvajes muy a lo Lamb Of God que dan al conjunto una seriedad y empaque fuera de toda discusión, prueba de ello son los temas “Loco” y “Sin Piedad”,  J.A. “Hristro” con las seis cuerdas se sale.

Bajan el ritmo y dejan que el Groove haga acto de presencia en cortes como “Marionetas” y “Cicatrices”, la sección rítmica, tanto al bajo como a la batería, marcan un ritmo despiadado y difícil de seguir.

No podemos dejar de comentar algo sobre “Quimera”, cambios de ritmo totales, que van desde guitarras acústicas hacia un estallido de metal brutal, gran canción.

Sobresaliente álbum de los Kain, el giro de su sonido ha sido más que acertado y, ya se sabe, los cambios no son fáciles.

Antonio Mautor