Kain en Mariskalrock.com

Mariskal-portada

Desde Medina del Campo (Valladolid), nos llega Kaín, grupo ya veterano que a lo largo de sus diez años de vida  nos ha regalado tralla para dar y tomar, y que, por fin parece,  han conseguido una formación estable, y eso se nota en su sonido. En esta ocasión el álbum que traen bajo el brazo, ya no está autoeditado como sus tres anteriores trabajos, el sello Producciones Malditas ha sido el encargado de lanzar este ‘Revelaciones’.

En su nuevo larga duración, nos encontramos a una banda ya con muchas tablas y buen hacer,  han virado su sonido hacia derroteros muy Metal Core, aunque sin abandonar la base de su estilo, buen Heavy Metal pero sobre todo Thrash de gran altura; como nota común podremos asistir a la alternancia entre voces limpias y rasgadas en casi todos los temas, puro Metalcore.

Sus referencias están claras, desde Koma, Machine Head, pasando por Hamlet hasta llegar incluso a los celebérrimos Pantera, agresividad de armas tomar y un Metal contemporáneo  muy adaptado al correr de los tiempos.

La obra comienza con la brutal “Dogma”, metal aplastante, con guitarras pesadas, todo aderezado con la voz de Terre (abandonó el bajo para ser vocalista ahora) , que cumple a la perfección como maestro de ceremonias ante el sonido electrizante y contundente de la formación.

La guitarra lleva el peso de las composiciones, riffs directos y salvajes muy a lo Lamb Of God que dan al conjunto una seriedad y empaque fuera de toda discusión, prueba de ello son los temas “Loco” y “Sin Piedad”,  J.A. “Hristro” con las seis cuerdas se sale.

Bajan el ritmo y dejan que el Groove haga acto de presencia en cortes como “Marionetas” y “Cicatrices”, la sección rítmica, tanto al bajo como a la batería, marcan un ritmo despiadado y difícil de seguir.

No podemos dejar de comentar algo sobre “Quimera”, cambios de ritmo totales, que van desde guitarras acústicas hacia un estallido de metal brutal, gran canción.

Sobresaliente álbum de los Kain, el giro de su sonido ha sido más que acertado y, ya se sabe, los cambios no son fáciles.

Antonio Mautor

Crítica de “Revelaciones” en Metaltotal

Desde Medina del Campo (Valladolid), nos llega el nuevo trabajo de KAIN, una banda ya veterana que edita su primer larga duración de la mano de Producciones Malditas. Después de pisar muchos escenarios, y algunos cambios de formación la banda castellana nos presenta sus “Revelaciones” un disco de auténtico metal.

El principal cambio que nos encontramos en esta obra, es el de Terre, su bajista, que abandona las cuatro cuerdas y se pone al frente del micrófono, una variante que le otorga un aire fresco a la banda, endureciendo el sonido conjunto y afilando las composiciones. Musicalmente esta obra, es un paso más en una línea clara de la banda, mucho metal, con tintes thrash e influencias de metalcore. En cualquier caso, se trata de un sonido clásico, directo y lleno de fuerza.

“Dogma” con la que abren el redondo, es toda una muestra de rabia y fuerza. Ya en este tema vemos la capacidad vocal de Terre, con una voz dura y extrema, muy potente y que engrana a la perfección con el conjunto de las composiciones. Cortes con más melodía como “Para siempre” y “Sin Piedad” en un tono más melancólico contrastan con otros más thrash como “Quimera”. Aunque en líneas generales, estamos ante una banda de guitarras rápidas y afiladas cabalgando sobre una base arrolladora.

No quiero dejar pasar la ocasión de hablar de la labor de producción a cargo de Edu Samurai en sus Samurai Studios de Salamanca, pues creo que es una pieza importante a la hora de exprimir el sonido y la agresividad de la banda y plasmarlo en el disco. También pienso que esta banda, de composiciones tan directas y contundentes, se sentirá mejor encima de los escenarios, en la que poder expresar todo su potencial sonoro.

Tengo la suerte de conocer a este grupo desde hace años, y puedo deciros que los cambios y la madurez les ha ido asentando. No os engañéis, que eso no significa que se hayan suavizado, sino que en “Revelaciones” nos ofrecen un disco tan directo, rabioso y agresivo, como maduro.

Diego Bernardo

Crítica en Zona Ruido de Revelaciones

Kain, banda de Medina del Campo, Valladolid, que ha sufrido varios cambios de formación durante su ya destacada trayectoria de diez años, acaba de presentar su esperado, anunciado y varias veces retrasado cuarto disco, “Revelaciones”, bajo el sello de Producciones Malditas. Primero no autoeditado.

Y tras unas primeras escuchas valió la pena la espera al presentar nueve temas con una calidad y fuerza muy buenas que muestran la evolución de la banda hacía un metalcore potente sin dejar de lado su pasado más heavy-thrash clásico. (Al fin y al cabo siguen siendo hijos de “Kain”).

Así comienzan el disco con una potente “Dogma”, que será su primer single, con una mezcla de sonidos entre Lacuna Coil y S.A, base melódica y voz atronadora cuando se le necesita, mezcla de sonidos que serán el hilo conductor de prácticamente todo el ritmo. De igual forma, continúan con “Para siempre”, con un sonido mucho más “común” y melódico pero que sigue mezclando ritmos y estribillos agresivos de manera muy acertada. Gustará a los fieles de la banda.

Después de la tempestad llega la brutalidad. El sonido más oscuro de Hamlet, el vozarrón de Machine Head o esa dualidad tan propia también de grupos como Koma se entremezclan en “Loco”, “Sin Piedad” y “Marionetas” para acabar en el bloque con “Quimeras” que, cual Pantera, roza el tradicional Thrash.

Casi acabando el disco, se presenta “Requiem”, un medio tiempo donde la letra, que llama a recuperar la ilusión y a superarse en la adversidad, parece toda una declaración de intenciones de la banda ante su realidad. (Dos años sin nuevo disco, nuevo cantante, etc…)

Tras esta, un redoble de batería nos recuerda qué estamos escuchando y nos presenta una genial “Falsas promesas”, buena sesión de heavy-metal. Con ganas de más llega la última, “Cicatrices” donde una vez más Terre y la banda nos deleitan con un sonido metalcore acompañado por voz desgarradora muy bien trabajada.

En definitiva, gran nuevo disco de Kain que evoluciona hacia un sonido metalcore muy potente sin olvidarse de su pasado más clásico y que con nueve temas deja con ganas de más. Esperemos que puedan presentarlo ampliamente en 2013.